Noticias y eventos

General






13-07-2015 | General

Hacia el Campo 3

Hacia el Campo 3

Ya he perdido la cuenta de días de descanso y de mal tiempo en el CB, pero el caso es que la previsión vuelve ser buena. Así que mañana nos ponemos en marcha con la intención de ir a por nuestro objetivo. Iremos directos al Campo 2 (6430 m), punto culminante de la primera salida.
A partir de entonces, habrá que equipar el corredor de los japoneses, que es la parte más técnica de la ascensión. Se trata de un corredor poco definido, de orientación noroeste, de unos 700 m de desnivel que culminan en un hombro donde se establece el último Campo, que se puede situar a más o menos altura según conveniencia, pero que oscila entre los 7000 y los 7200 metros. Desde este campo se ataca la cumbre.

Tendremos que escalar y equipar nosotros el corredor, ya que aquí no hay expediciones comerciales con sherpas que te hagan el trabajo, como ocurre en la arista de los ocho miles de los Karakorum. Esto nos crea ciertas dudas a la hora de atacar la cima en este mismo viaje.

Equipar el corredor provoca un desgaste que quizás nos pase factura en el posterior ataque a la cima. Y aunque también es cierto que la aclimatación todavía es justa, si el corredor estuviera ya equipado, no tendríamos dudas en intentarlo.

En cualquier caso, la filosofía es ir paso a paso, y una vez allí ya veremos cómo nos encontramos y cuáles son las condiciones de la nieve durante el día de la cumbre. Este último es un punto muy trascendente: aquí tampoco nadie nos abrirá la traza.

Este año estoy viviendo una situación parecida a la de hace tres años, cuando hicimos escalar el Gasherbrum II. Entonces nos quedamos solos y con la montaña toda por resolver. Me gustaría que la gente entendiera la enorme diferencia entre afrontar una montaña como esta siendo un grupo reducido, o hacerlo detrás de otras expediciones comerciales, que abren el trazo y te ponen la cuerda fija. Una diferencia tan grande como jugar en primera división, o hacerlo en tercera regional.

Todo parece indicar pues, que podré tener la suerte de haber escalado los Gasherbrum IV, II y si puede ser la I, de una manera muy genuina. Todo un lujo en los tiempos que corren!