Premios

Ediciones anteriores

¿Te gustaría participar? Explícanos tu proyecto




ULTRAMAN POR UNA VIDA ganador

Categoria: Individual

Disciplina: Triatlón

En el mundo mueren cada día niños y madres por falta de material y medios médicos. Podemos ayudar!

MI RETO ES TU RETO ganador

Categoria: Individual

Disciplina: Triatlón

Tengo Esclerosis Múltiple pero voy a realizar el triatlon 2015 con vuestros impulsos. Con vuestra ayuda conseguiré mi sueño. Tu reto es mi reto.

KILIMANJARO ADAPTADO: Ascensión al techo de África con dos deportistas discapacitados. ganador

Categoria: Equipo

Disciplina: Montaña

Un equipo de dos deportistas discapacitados, acompañados por tres guías especializados y de un médico especialista en medicina de montaña, proyecta la ascensión del Kilimanjaro de 5.895 metros, una montaña sin dificultades técnicas, pero que supondrá un gran desafío para este tipo de personas.

De una cama con tetraplegia a una silla de ruedas con paraplegia a querer realizar la TITAN DESERT ganador

Categoria: Individual

Disciplina: Ciclismo

Hola soy Víctor, tengo 25 años años y me considero una persona deportista. Antes de los 17 años el deporte siempre había estado presente en mi vida, lo  realizaba periódicamente con un fin saludable, sin excederme mucho o sacrificarme

Pero todo esto cambió cuando  tenía 17 años, ya que sufrí un accidente jugando en una piscina, en la que di en el fondo con la cabeza, y en ese instante me quede inmóvil.

Esos minutos o más bien segundos de estar sumergido bajo el agua sin poder moverme, para mi fueron una eternidad.

Lo único que tenía eran unas ganas muy grandes de volver a respirar y vivir, con una gran angustia por que ningún músculo me respondía. 

Un compañero me quitó del agua y avisó a las ambulancias, fue una espera larga ya que tuvo que acudir una ambulancia  medicalizada que no estaba precisamente cerca.

 

En ese tiempo sí que me derrumbé, comencé a llorar, y pensar todas las cosas que no había hecho por pereza, todos esos momentos que dejara pasar por decirme a mí mismo “ya tendré tiempo, en otro momento”.

También pensaba en esas cosas malas que todos hacemos de vez en cuando, y que en ese momento me daba cuenta que eran tonterías, que solo hacen que perdamos nuestro tiempo o el de los demás.

Pues en esa espera, donde no notaba nada más que mis lágrimas corriendo por mis mejillas me prometí que si salía de esta y volvía a caminar, nunca me rendiría,  emprendería retos nuevos, y  no me dejaría estancarme.

Lucharía por lo que quisiese hasta el final,  y nunca por muy adversas que fueran las cosas, nunca me rendiría o dejaría  de llegar a donde me hubiese propuesto.

En ese momento prometí   que si volvía a andar realizaría el camino de santiago todos los años mientras mi físico y medios me lo permitiesen.

 

Después de todo el proceso de esa noche, llegó el momento en que me vi solo en la habitación, dejé de llorar y fui consciente de la situación. 

Me aferré al poco valor que me quedaba, y fue hay donde  empezó un proceso largo de recuperación que llegó a durar dos años de trabajo. A día de hoy convivo con secuelas, que me hacen no olvidar el suceso de aquella noche.

 

Lo primero que sucedió es que me operaron de urgencia, al tercer día de entrar, ya que la lesión afectó a toda la zona medular y cervical , y pusieron a mi familia en aviso.

Como fue normal a ellos que contaron  mi situación, que a mi no me decían pero que estando consciente era totalmente realista. La posibilidad de quedar afectadas parte de mis extremidades.

 

Después de la operación, y de un tiempo en observación fue el momento de partida.

A partir de ese momento comencé a luchar y poco a poco gracias a mis médicos fui recuperando partes del cuerpo.

 Transcurrieron  varias fases, aprender a manejarme con la  silla de ruedas, mas tarde con el andador, usar muletas, aprender a comer. Volver a aprender a hacer todas las facetas de la vida cotidiana, intentar ser autónomo.

 

En eses momentos te das cuenta que lo más simple como cruzar una alfombra en el suelo, puede ser un obstáculo muy grande para algunas personas.

 

Pasado un tiempo mis médicos me dieron el alta hospitalaria. Seguía haciendo rehabilitación pero dormía en casa, en ese momento ya volvía a andar no muy bien, pero podía andar.

Durante todo este periodo yo no podía hacer ejercicio en buenas condiciones, de tal manera que  mi peso una vez acabado el proceso  era de 102 kilos, con una estatura de 1.74.

 

En el momento en que  mis médicos, literalmente me dijeron “que podía hacer todo el deporte que quisiera”.

Desde ese mismo momento empecé a afrontar retos personales, con el fin de mejorar las secuelas que me quedaran.  Mas tarde esa razón fue cambiando para trasformase en una búsqueda de motivación y lucha.  Las mismas razones que  tengo actualmente.

 

Al poco tiempo de empezar a realizar deporte y con una buena alimentación estaba en 90 kilos. Gracias al tenis y bádminton, que me ayudaron a conseguir velocidad, agilidad y resistencia. Después de un tiempo me di cuenta que recuperara muy bien casi todo mi cuerpo, pero aún me quedaba una parte que estaba mal y que tenía descuidada, era mi lado izquierdo. Al ser diestro mi lado mas potenciado era precisamente con el que jugaba, pero el izquierdo al no usarlo estaba peor.

Debido a este echo  llego un día y con la ayuda de un amigo  decidí probar a remar y me gusto tanto que me quedé a entrenarme para conseguir recuperarme mejor  y competir. Pues ese primer año y después de muchos entrenamientos me puse en 69 kilos, peso en el que aún sigo a día de hoy.

Durante estos tres últimos años, me he entrenado junto a mis compañeros durante once meses al año, entrenado juntos de lunes a domingo, para competir en la máxima categoría del remo en Galicia.

En mis pocos ratos libres aprovechaba a salir a correr o andar en bicicleta.

Incluso en el mes de descanso de mi principal deporte, cumplía mi promesa de realizar el camino de Santiago, promesa que sigo cumpliendo. 

Pues bien este ciclo en el remo llega a su fin este año, y estuve buscando una nueva motivación a la que aferrarme y luchar, por eso tengo que decir que desde hace un tiempo sigo varias pruebas que me han llamado mucho la atención y me han motivado mucho, como son la titan desert, o el iron man.

 

Peleo por lo que quiero y me dejo el alma y la piel para conseguirlo, me motivo cuanto mas adversas o dificultosas son las situaciones, y me enfrento al miedo para que me sirva de aliado con el fin de conseguir mis objetivos y superarme.

 

Actualmente la búsqueda  de nuevas motivaciones me han llevado a estar preparando la titán desert, una prueba con gran repercusión internacional en el mundo deportivo. Prueba épica de ciclismo de montaña , basada en la filosofía del París-Dakar.

Competiremos en bicicleta  durante 6 días en el Sáhara marroquí , con recorridos muy poco señalizados, dónde la navegación y la orientación juegan un papel fundamental. La dureza de la prueba viene marcada por la larga distancia de las etapas y sin duda por el entorno. El desierto es nuestro gran enemigo, por el intensísimo calor, las fuertes rachas de viento, las interminables llanuras, tramos de arena que frenan o incluso que debemos cruzar a pie y pistas muy pedregosas que nos castigan y castigan nuestras bicicletas.

Por eso estoy trabajando y entrenando con mucha ilusión, en este  un nuevo reto que me he propuesto.