Noticias y eventos

Entrevista a Isidro Pulido: “Para vencer al cáncer hay que luchar, levantar la cabeza y mirar siempre para adelante”




02-11-2016 | General | Becas

Entrevista a Isidro Pulido: “Para vencer al cáncer hay que luchar, levantar la cabeza y mirar siempre para adelante”

Entrevista a Isidro Pulido: “Para vencer al cáncer hay que luchar, levantar la cabeza y mirar siempre para adelante”
El cáncer es una terrible enfermedad que, desgraciadamente, acaba con la vida de miles de personas cada año. El porcentaje de mortalidad es demasiado elevado, pero hay algunas personas que, por suerte o, mejor dicho, debido a sus ganas de vivir y a su impresionante trabajo diario y capacidad de superación, miran a la muerte a los ojos y le ganan la partida. Es el caso de Isidro Pulido, un hombre de 43 años que reside en Sant Vicenç dels Horts y que superó un cáncer de pulmón. No únicamente lo superó, sino que, no satisfecho con eso, ha desafiado a su propio cuerpo siendo Finisher, con un solo pulmón, de una de las pruebas más duras del planeta, la Titan Desert, que consiste en recorrer más de 600 km en bicicleta por el Desierto del Sáhara. Sin duda, Isidro es una de esas personas que te dan una lección imposible de olvidar, y a quién tener como referente a la hora de afrontar las trabas que nos pone la vida.
 

Explícame un poco tu historia, ¿cuándo te detectaron el tumor en el pulmón?

A finales de enero de 2011 tuve fiebre, fui al médico y me detectaron que era una neumonía. Con el primer tratamiento no se me quitó y continué un mes más hasta que una noche tuve que ir a urgencias al Hospital de Sant Boi y al día siguiente me hicieron una biopsia pulmonar, extrajeron un trozo de tejido y vieron que era un tumor. Me operaron de urgencia en abril, en principio únicamente para extraerme la parte superior del pulmón izquierdo, pero en quirófano vieron que la parte inferior también estaba afectada y tuvieron que quitarme todo el pulmón. Y ahora el pulmón derecho y el corazón se me han hecho más grandes al aprovechar el espacio vacío.
 

¿Qué limitaciones te puso el médico al extirparte el pulmón izquierdo?

Me dijo que podía hacer vida normal, y yo le pregunté que cuál era su vida normal, dado que mi vida normal era trabajar por turnos en una empresa, ir al gimnasio y salir a correr entre semana, salir en bicicleta los fines de semana… El médico me dijo que eso no era una vida normal, pero la mía sí que lo era, por lo que me recomendó que lo que tenía que hacer ahora es bajar el ritmo y salir tranquilamente a pasear con la bicicleta, sin forzar mucho.
 

¿Crees que existen los límites?

No, aquí tienes la muestra. Cuando alguien quiere algo lo puede conseguir, pero tiene que esforzarse mucho y ser muy constante.
 

Has pasado de tener un 40% de capacidad pulmonar a un 86% actualmente... ¿cómo lo has hecho?

Bicicleta. Ten en cuenta que después de la operación estuve seis meses que no podía hacer nada, ni conducir siquiera, pero a partir de ahí, como no tenía que trabajar porque estaba de baja, pues todos los días hacía deporte. Bicicleta, gimnasio, natación. No hay más misterio. El trabajo diario y la constancia con el deporte han sido los causantes de mi mejoría pulmonar.
 
 
 
¿Qué te llamó la atención de la Titan Desert?

Soy aficionado de toda la vida al ciclismo y a la mountain bike y, con tanto tiempo en casa de baja, pude seguir la competición en el ordenador y, a través de Eva de Asdent, contacté con la página de Persigue tus sueños. Presenté la beca dos veces, el primer año no me la cogieron y el segundo año sí. Me la dieron en la tercera edición, en 2015.
 

En ese sentido, ¿qué opinas de la iniciativa de GAES por ayudar a deportistas anónimos a conseguir sus sueños?

Me parece una iniciativa perfecta, debería haber más así. En mi caso me ha ayudado a conseguir mi sueño y, además, a que la gente pueda conocer mi caso.
 

Tengo entendido que tu padre también falleció por un cáncer de pulmón… ¿tu participación en la Titan Desert tuvo que ver con ello?

Sí, mi padre murió de cáncer y quise participar en la Titan también por él. Me planteé el reto de acabar la carrera y lo conseguí. Lo sentí a mi lado en el desierto y él me ayudó a llegar a la meta.
 

¿Cómo es la sensación de sentirte solo en medio del desierto?

Es muy psicológico. A parte de tener las capacidades físicas y el nivel de resistencia necesario hay que tener aptitud mental. Hay gente preparada físicamente que abandonó por falta de fuerza psicológica. En mi caso, la fuerza que me dio el recuerdo de mi padre me permitió llegar a meta sin desfallecer mentalmente.
 

¿Qué consejos le darías a toda la gente a quién recientemente le han diagnosticado un cáncer?

Luchar, levantar la cabeza y mirar para adelante. Nunca quedarse arrinconado y pensando que es el final, sino luchar todo lo que sea posible. A pesar de que el cáncer acabe con muchas personas, hay que pensar positivamente y jamás bajar los brazos. También es importante el apoyo familiar, sentirte querido por tu círculo cercano, y en mi caso lo tuve siempre.
 
 
¿Recomiendas hacer deporte a toda la gente a quién se le ha diagnosticado un cáncer?

Sin duda. El deporte te mejora la calidad de vida. Si yo me hubiera quedado en casa viendo la televisión, seguramente no estaría aquí ahora mismo.
 

Por último, ¿qué frase resumiría tu vida?

Esfuerzo, trabajo diario y superación.

¡Muchas gracias, Isidro! ¡Un placer!